Sillas de mimbre

Mostrando el único resultado

Mostrando el único resultado

La calidez, naturalidad y elegancia que aportan las sillas de mimbre a la decoración del hogar las convierte en una de las tendencias con mayor alza en los últimos tiempos.

A esto se le une lo respetuosas con el medio ambiente que resultan y su atractivo precio ¿Qué más se puede pedir?

Sillas de mimbre, muebles que marcan la diferencia

Si bien el elegante y glamoroso sillón es el mueble de mayor popularidad realizado en el material, lo cierto es que el uso de juegos de comedor con sillas de mimbre va en alza; piezas elaboradas en la fibra natural cobran protagonismo en las diferentes estancias aportando no solo su impecable estética, sino también innegable comodidad.

Es precisa esa fusión de elegancia y belleza lo que las convierte en sillas adecuadas para cualquier espacio de la casa; de hecho, desde la década de los 50 ya eran utilizadas incluso en la decoración de dormitorios.

Sillas Pasapan, el clásico de todos los tiempos:

Sin duda, son las Pasapan la versión clásica de las sillas de mimbre, ¿qué tienen de especial? su distintiva estructura – de forma redondeada – en la que reposa un gran cojín tipo puff para hacer de ellas muebles en extremo cómodos.

Adicional al nivel de confort, las sillas de mimbre tipo Pasapan se caracterizan por ese look retro y vintage que le aporta mucho estilo sin importar la estancia de la casa en la que se muestren, es por ello que son perfectas tanto para la terraza, jardín o junto a la piscina, como en el interior del inmueble, donde seguro acaparará todas las miradas.

Otra de las ventajas de las sillas Papasan es su versatilidad, de manera que todo el glamur y comodidad que la distingue puede llevarse a una maravillosa silla colgante que con certeza, se convertirá en el centro de atracción.

Sillas de mimbre pintadas

Aunque el color natural de la fibra es el predominante en la mayoría de las piezas, pueden encontrarse sillas de mimbre teñidas en distintas tonalidades, siendo el blanco y negro los más clásicos; esto no quiere decir que sea imposible conseguirlas en tonos vivos y coloridos alegres especialmente pensados para aquellos que persiguen una decoración mucho más atrevida.

Es a esas casas o pisos con tonos neutros, a las que mejor les viene apostar por sillas de mimbre, un sillón, mesa auxiliar o de centro tintado de colores vivos pues contrarrestarán brindando un estilo único y distintivo.

¿Por qué decantarse por sillas de mimbre?

Todo lo antes mencionado es argumento suficiente para querer tener en casa sillas de mimbre; sin embargo, a ello se le une:

Facilidad de limpieza y larga vida:

Adicional a lo antes mencionado, las sillas de mimbre ofrecen la ventaja de ser sencillas de limpiar y muy duraderas; para ello bastará cuidar su superficie del polvo ayudándose con un paño húmedo.

Pese a que por lo general, esta clase de muebles se emplea en el interior, bien pueden formar parte de ambientes externos, en ese caso es importante evitar que queden demasiado expuestos al sol o la humedad, debido a que la fibra natural no resiste al agua, corriéndose el riesgo de deteriorar las piezas – o en el peor de los escenarios, que se rompan.  Otra forma importante de garantizar su belleza y flexibilidad es humedecer las sillas de vez en cuando con un paño o un pulverizador de agua, alargado así su vida útil.

Variedad de modelos y diseños:

Las sillas de mimbre se adaptan a cualquier estilo de decoración, dejando sin excusas para no incluirlas en diferentes estancias del hogar; en efecto, es en decoraciones inclinadas al minimalismo, vintage y nórdico en donde mejor juego hace, lo cierto es que incluir una mesa de comedor con ellas o simplemente disponerlas en un área común, es una decisión más que acertada.

Combinan con todo y son económicas:

Sin importar el ambiente, las sillas de mimbre se convierten en piezas decorativas, funcionales y cómodas, con el plus de no tener que gastar demasiado puesto que al ser elaboradas en fibra natural – y normalmente de la mano de artesanos – resultan bastante accesibles, consiguiéndose diversidad de modelos en el mercado a costos que sorprenden.